Recuerdos



Esta blogg lo creé para compartir, con l@s nostágic@s  de Nancy como yo, las creaciones que iba haciendo a mis Nancys de reedición. Hoy quiero tomarme una licencia que espero me perdonéis. Un día como hoy mi madre cumpliría 73 años, pero el pasado 4 de enero hizo 25 años que nos dejó. De ella conservo varias cosas, unas materiales y otras que no se pueden medir, ni pesar, ni tocar. Una de esas cosas es la que me ha permitido tener esta página y yo esté haciendo vestidos para Nancy con lo poco que pudo enseñarme de costura.
Mi madre empezó a estudiar corte y confección con 12 o 13 años allá por los años 50. Siempre decía que ella hubiera preferido seguir estudiando que era lo que más le gustaba pero que la metieron en ese curso para aprender un oficio. Y con el mismo empeño que ponía en todo, lo sacó y vistió a sus hijas y a la mitad de las vecinas del barrio con ese talento suyo. Hace poco alguien publicó un texto en Facebook hablando de su madre, también modista, de los recuerdos de verla cosiendo, probando la ropa a las vecinas y no puede por menos que identificarla con la mía, las horas que pasaba cosiendo en la máquina, cortando patrones, hilvanando, pasando hilos flojos o sentada en el suelo del salón con alfileres en la boca a prendidos de su ropa cogiendo el dobladillo de una falda o un vestido para ver bien la caída de la tela…
Aún conservo los títulos que le dieron como profesora de Corte y confección del “Sistema Vives”. Recuerdo un cuaderno que tenía de cuando ella estudiaba. En la página de la izquierda había escrito la explicación de cómo se hacía un determinado patrón y en la derecha el patrón hecho en papel cebolla. No sé que pasaría con ese cuaderno pero, a parte de esos patrones, incluía un montón de vestidos hechos en papel de cebolla con todos los detalles. Y de esos si he conservado algunos, que son los que quería compartir con vosotr@s. Los he ido rellenando de algodón para que se pueda ver un poco mejor el volumen del vestido. Algunos han sufrido el deterioro de sus más de 50 años de vida pero a mí me parecen obras de arte, aunque claro no puedo ser objetiva en mi opinión. El compartirlo aquí me ha parecido una bonita manera de homenajearla y agradecerle lo que me enseño.
Nadie se va del todo mientras sigamos recordándoles.